La Comunidad Sorda, como cualquier comunidad, agrupa a un conjunto de personas que comparten circunstancias que les son comunes. En la Comunidad Sorda, la Lengua de Signos ocupa un lugar fundamental en la cohesión del grupo, aunque ello no implica que solamente esté formada por personas Sordas: en ella, también participa toda persona que sienta afinidad por este grupo y respete su visión del mundo.

REGLAS DE CONDUCTA

1. A la hora de  hablarle a una persona con problemas auditivos:

    ANTES DE LA CONVERSACIÓN:

  •   No le hables sin que te esté mirando.
  •  Llama su atención con un ligero toque en el hombro o con un movimiento discreto antes de hablar.
  •  Háblale de frente.
  • Sitúate a su altura durante la conversación, si es un niño/a, con mayor motivo.

    DURANTE LA CONVERSACIÓN:

  •   No mantengas objetos en los labios o boca durante la conversación, y evita taparte la boca con las manos.
  •   Vocaliza bien, sin vociferar, ni exagerar. Habla siempre con voz.
  •   Habla con naturalidad, ni muy deprisa, ni demasiado lento. Repite el mensaje si es necesario.
  •   Es necesario mantener el contacto visual durante la conversación. Darse la vuelta se considera una falta de interés y de respeto.
  •   Ayuda a la comunicación con gestos naturales o alguna palabra escrita.
  •   En conversaciones grupales respeta los turnos de palabra.

2.   Necesidad de mantener una perspectiva visual del espacio, manteniendo contacto visual con todos los interlocutores; por eso buscan una posición cómoda y con luz.

    Ejemplo: Los alumnos sordos en el aula se sientan de manera que su campo visual abarque tanto a compañeros, profesores, intérprete y pizarra.

3.   Es necesario el contacto visual en toda la conversación.

4.   Agarrar las manos de una persona mientras está signando se considera un gesto agresivo.

5.  Al empezar la comida las personas sordas golpean la mesa suavemente con el puño para expresar “¡qué aproveche!”.

6.   Las personas sordas aplauden levantando los brazos por encima de la cabeza y moviendo las manos con una rotación de muñecas.

7.   Cuando se asigna un signo, se denomina “bautizo”.